Proteger la civilización del amor

   El hombre es el centro de la ecología, así nos lo ha recordado hace unos días nuestro Cardenal-Arzobispo en magistral ponencia:

   La Encíclica Laudato si es revolucionaria pero no se quiere entender, porque en su base está Dios creador y hoy no se le puede nombrar. Vivimos en una cultura laicista dominante, en la que los poderosos quieren quitar a Dios del horizonte; lo que en Europa supone ir contra sus propias raíces, pues la idea de Europa nace de la Fe cristiana de sus pueblos.

   Teniendo como base a Dios creador, Laudato sí concibe al hombre como ser creado a imagen suya”. Por ello, el escrito papal no es solo revolucionario en el plano ecológico, sino también en cómo se acerca al hombre y el mundo de hoy, y el futuro de ambos. No habrá una nueva civilización del amor si no nos volvemos a Dios.

   Y la civilización del amor nunca se construye con leyes que legalizan la eutanasia. La Iglesia, nos lo deja claro; puedes descargar el orientativo folleto adjunto. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.