No tengáis miedo a abrir de par en par las puertas a Cristo!

     Comenzamos un nuevo curso en el que nos hemos fijado como reto vivir la radicalidad del evangelio; no un evangelio a mi medida, con edición reducida o  light.; ello implica también exigir que defiendan nuestra fe.

   Para conseguir la meta que es la santidad necesitamos la radicalidad evangélica.

   Pero, no nos engaña, ni llena nuestro corazón de falsas promesas…

 «Os entregarán a los tribunales, seréis llevados ante gobernadores y reyes, seréis odiados por causa de mi nombre». Una misión difícil pero no por ello menos cierta del triunfo final de Cristo. Tendremos muchas dificultades, nos perseguirán… «pero el que persevere hasta el fin se salvará».

    Y para que constatéis que es así, podéis leer el Informe del OLRC 2018 en nuestra sección de enlaces de interés donde se observa que los ataques han incrementado un 20% con respecto a 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.