ADIÓS A UN OBÍSPO VALENCIANO

Monseñor José Gea Escolano, obispo emérito de Mondoñedo Ferrol, ha fallecido el 6 de febrero en Valencia, a los 87 años de edad.

Valenciano, nacido en Real de Gandía. Paisano y amigo de nuestro anterior párroco, Rvdo. Don Vicente Morell Morell.

Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca, realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario de Valencia y fue ordenado sacerdote en 1953.

Inició su labor pastoral en la Parroquia San Jaime de Moncada y, posteriormente, en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima de Valencia, siendo de ambas titular.

Fue profesor de Religión, de Teología Moral y Teología Pastoral.

En 1971 fue nombrado obispo auxiliar de Valencia por el papa Pablo VI y su ordenación episcopal tuvo lugar en la Catedral de Valencia.

En 1976 fue nombrado obispo de la diócesis de Ibiza.

En 1987 fue obispo de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, allí estuvo 18 años hasta 2005 año en el que, cumplidos los 75 años, la Santa Sede aceptó su renuncia.

A partir de esa fecha marchó siete años como misionero, a la diócesis de Carabayllo, en Perú.

Autor de más de 25 libros, ocupó varios cargos en la Conferencia Episcopal Española: miembro de la Comisión Episcopal del Clero, de la Comisión de Pastoral y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada

En los últimos tiempos fijó su residencia en Valencia, donde continuó su actividad pastoral, al servicio de nuestra archidiócesis.

Estuvo alerta a las observaciones del Papa Emérito Benedicto XVI y no dudó en utilizar el “Sexto Continente” para continuar difundiendo el Evangelio y el Magisterio de la Iglesia también a través de Facebook, Twitter, la Web “Letras digitales” y el Blog de “Religión en Libertad”.

Sus restos han sido enterrados en la Capilla de San José de la Catedral de Valencia, tras la Misa Exequial que presidió nuestro Cardenal-Arzobispo, obispos auxiliares, hermanos en episcopado de distintas diócesis, presbíteros y diáconos.

  Don Miguel, nuestro párroco, concelebró y dio el último adiós a este obispo valenciano, al que tenía un profundo afecto.

Don José Gea tuvo tres pasiones en su vida: el Evangelio (La palabra de Dios no está encadenada, era su lema episcopal), la alegría (porque la alegría parte de la fe, nace de esperanza y constituye una exquisita forma de caridad) y su familia.

   Dále Señor el descanso eterno y brille para él la luz perpétua. Descanse en paz. Amén

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.