¡Quieres amar al estilo de Dios?

Pues ama al prójimo como Él nos ama.

Nos recuerda el CIC 1826:  Si no tengo caridad —dice también el apóstol— “nada soy…”. Y todo lo que es privilegio, servicio, virtud misma… si no tengo caridad, “nada me aprovecha” (1 Co 13, 1-4).

La caridad es el corazón de la doctrina social cristiana. Como nos explica San Pablo, de todas las virtudes humanas la más grande es la caridad; no es posible vivir una vida cristiana haciendo a un lado la caridad.

Por eso, anímate y apúntate a Cáritas   y nunca olvides que  el fin de la caridad está en Dios no en la filantropía

¡Bienvenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.